domingo, 4 de noviembre de 2018

Otra mentira del FA

La descentralización del SNIS

Briozzo, refiriéndose al SNIS, dice que el proceso de la descentralización empezó en el 2013.
Reiteradamente me refiero a este personaje, exclusivamente porque es un vocero calificado de quienes defienden la supuesta reforma como uno de los logros más importantes de este gobierno.

Al poco tiempo, debe de haber sido por aquello de que las mentiras tienen patas cortas, el presidente de la “nueva” ASSE, dijo que entre los objetivos previstos en la organización la descentralización ocupa un lugar trascendente. Hablo de la “nueva” ASSE porque los voceros del sector de la salud, señalan el 2007 como fecha de su creación, cuando como ya lo he señalado ASSE fue creada en 1987 y puesta en funcionamiento en 1988
Volviendo al tema que nos convoca, habría que preguntarse si cuando hablan de descentralización ¿hablan de descentralizaciones diferentes? o ¿será que Briozzo piensa que se ha descentralizado algún otro prestador que no ha sido ASSE?

En realidad me parece que en el fondo, lo que ha sucedido, es que ha quedado al descubierto otra muestra más de esa epidemia que ha afectado a esta fuerza política que los lleva a mentir compulsivamente, para tratar de valorizar lo que no han hecho..
El concepto de descentralización ha estado en el discurso político desde hace mucho tiempo, como respuesta al exacerbado centralismo que nuestro país ha profesado desde el principio mismo de su historia. Wilson Ferreira Aldunate incorporó la descentralización como una de las insignias de su propuesta política.

Cuando se habla de descentralizar hay que tener muy en cuenta que no se trata de una mera medida administrativa sino de un proceso que requiere una planificación muy rigurosa para evitar caer en uno de los errores más frecuentes que genera un mal uso de los recursos. Se puede decir que se trata de una reingeniería del Sistema a ser descentralizado. En este caso del de Salud.
Para entender mejor la idea que les planteo, les propongo tomar el Hospital de Tacuarembó como un Hospital cuyo desarrollo tecnológico le ha permitido ubicarse como un Centro de Referencia para algunas especialidades.

Muchas variables hay que tener en cuenta para consolidar ese rol.
Por ejemplo una de ellas se vincula con la accesibilidad geográfica. Para serle de utilidad a Salto y a Melo, debería contar con una ruta 26 que permita el traslado de pacientes sin problemas. Como eso no ocurre debería contar con otros medios de traslado, que podrían ser aéreos. Para ello se debería analizar si hay infraestructura adecuada para aviones sanitarios o para helicópteros.

Supongamos que estas variables pueden ser resueltas; se debería analizar la existencia de medios de transporte colectivo que permitan que familiares y acompañantes puedan trasladarse con comodidad entre esas ciudades.
Otras muchas variables deberían ser tenidas en cuenta a la hora de plantearse procesos de descentralización.

Por eso se puede afirmar que el desconocimiento puede ser ignorancia o la necesidad de vender logros que no se han podido lograr.

jueves, 1 de noviembre de 2018

¿ASSE fue creada en 2007?


Cuando leo esto me pregunto qué habrá sido lo que yo puse en funcionamiento y dirigí a partir de febrero de 1988
Es lo mismo que sucede con la fundación de Peñarol, pero al revés.

En el caso de Peñarol, existió un club inglés, vinculado al ferrocarril que se convirtió en Peñarol, tiempo después. Para su hinchada Peñarol existe desde que se creó su antecesor
Para el caso de ASSE, todo hace pensar que su historia fue víctima de la mitomanía frenteamplista, impregnada de ese espíritu refundador que le exige reivindicar para si lo que fue iniciado por otros, con anterioridad.

Quizás sea bueno aclarar algunas cosas que están impregnadas de conceptos a veces difíciles de comprender.
Cuando ASSE fue creada, en un artículo de la ley Nº 15.903 de rendición de cuentas de noviembre de 1987, lo hizo como un organismo desconcentrado del MSP.

La desconcentración es el primer grado de descentralización administrativa. Mantiene una fuerte dependencia del poder central del MSP.
El cargo de Director General tenía el nivel presupuestal de sub secretario de estado y estaba dotado de la condición de ordenador primario de gastos, propio del nivel del Ministro del ramo. Una rara mezcla, propia de la urgencia con la que fue incorporado el texto a esa rendición de cuentas.

Toda la estructura necesaria para hacerlo funcionar, seguía dependiendo del casco central del ministerio. Recursos humanos, financieros, materiales tenían direcciones que no dependían de mí.
De todas maneras, sin estructura (no teníamos ni siquiera un despacho) pudimos apoyarnos en la estructura ministerial existente para gestionar esa organización naciente que debía administrar la totalidad de los servicios asistenciales que antes gestionaba el MSP. Directores como Anamaría Balparda, Carlos Luppi y el economista Haran, entre otros, dependientes del Ministerio, hicieron su mayor esfuerzo para apoyar el funcionamiento de ASSE

¿Para qué se creó ASSE?
Para que el MSP pudiera reforzar su rol de RECTOR de la salud sin ser juez y parte.

Al mismo tiempo y desde su creación, se le encomendó la coordinación de los demás servicios estatales de salud existentes.
En sucesivas administraciones se fueron generando modificaciones a su estructura, tratando de descentralizar la gestión, modificando los diferentes niveles de responsabilidad regional, hasta llegar al 2007 donde se aprueba una nueva ley que no crea ASSE, sino que la transforma en un organismo más descentralizado, con mayor autonomía administrativa, con un directorio designado políticamente en el que se incluyen representantes sociales.

La misma estructura de servicios, que antes gestionábamos sin autonomía y con una fuerte dependencia del MSP, se convierte en un organismo con estructura propia que se comunica con el Poder Ejecutivo a través del MSP.
Por lo tanto de creación nada. Simplemente un cambio legal de su dependencia administrativa y por ende de su autonomía.

Desde su fundación ha estado pendiente el capítulo de la coordinación de los servicios estatales de salud.
Se puede afirmar que los servicios que persisten siguen tan descoordinados como entonces.

El otro objetivo central era liberar al MSP de su vínculo directo con el organismo prestador de servicios asistenciales.
Tampoco se ha logrado, porque al tratarse de una estructura dirigida por directores políticos, su relación política le quita independencia al MSP para controlarlo y juzgarlo como al resto del sistema, comprometiendo su autoridad al tener que aceptar ineficiencia porque dependen de correligionarios.

Por estas razones se debe entender que se trata de otra mentira más, que trata de confundir a la población, acortando el tiempo de existencia del organismo, para asumir el rol fundacional y al mismo tiempo tratar de encubrir las múltiples ineficiencias que tampoco y pese a sus permanentes críticas, no han sabido resolver en 13 años de administración.
Será tarea del próximo gobierno despolitizar la administración de ASSE, definiendo con claridad el perfil de cargo de los directores, reduciendo su número y convirtiendo al mayor prestador de servicios de salud, en un organismo tan controlable como el resto de los integrantes del Sistema Nacional de Salud.

miércoles, 17 de octubre de 2018

Héctor Joaquín Lucian

Esta columna carece de su corrección

Se fue hoy.

Otro amigo que se nos adelanta

Encontró el descanso y la paz que tanto deseaba.
Me llamó antes de irse, como lo hace un buen amigo y me avisó que se estaba yendo. Escuché música clásica en su entorno y lo imaginé buscando en paz el descanso eterno.

Joaquín, como lo llamábamos los amigos, fue un personaje excepcional que mucho me ayudó y me apoyó en mi vida profesional.
Actualmente, ya retirados, era mi corrector para las columnas que publicaba en La Democracia o en cualquier otro medio de comunicación, con su visión inteligente y siempre moderada.

Nos conocimos en la Dirección General de la Seguridad Social, cuando lo habían designado para dirigir el Sanatorio Canzani. Me pidió que le diera una mano, porque yo conocía la estructura y su funcionamiento y ahí se inició una larga y profunda amistad.
Siendo integrantes de la dirección sanatorial adherimos al paro que en el final de la dictadura, la sociedad impulsó.

Fuimos juntos al Obelisco y compartimos la emoción de aquella hermosa demostración de repudio al autoritarismo.
Cuando ya hijos y sobrinos sospechaban que el Papá Noel que aparecía en Navidad era Joaquín, lo suplanté disfrazándome y repartiendo regalos en la casa de sus suegros.

Además de su carrera en el BPS que lo llevó a ocupar el máximo cargo en el Área de la Salud, fue un motor impulsor del crecimiento de su CUDAM, a la que transformó de una mutualista con menos de 10000 afiliados a lo que hoy es en la actualidad.
Fue el impulsor del Sanatorio mutual en Colón que, antes de ser lo que hoy es, tuve la oportunidad de dirigir.

Juntos y a solicitud del Profesor Rubio, que le tenía mucha confianza, escribimos para Wilson Ferreira Aldunate un proyecto de Seguro Nacional de Salud, que el Partido Nacional presentó en el Senado en 1985.
Estuvo apoyándome cuando dirigí ASSE, como la persona de mayor confianza, como si hubiera sido un hermano mayor.

Me hizo conocer la Coronilla y disfrutar junto a su familia de veranos inolvidables que recuerdo con nostalgia.
Nunca se preocupó demasiado por su salud y los años le cobraron facturas.

Renunció a su cargo en el BPS y tiempo después al de CUDAM.
La inactividad y su salud deteriorada golpearon muy duro a aquel gladiador que supo ser y no lo soportó.

En más de una oportunidad me dijo que se quería ir y finalmente lo logró.
Como en casi todo, terminó logrando lo que se proponía.
En mis recuerdos, un amigo entrañable, un hermano de la vida, un consejero honesto y sincero, pero por sobre todo uno más de esos seres de luz, que puedo contar con orgullo haber tenido el privilegio de conocer y en su caso particular haber disfrutado de su amistad, de sus consejos y de su apoyo.

viernes, 5 de octubre de 2018

El SNIS ¿es un orgullo?

En el Programa Todas las Voces, nuestro diputado Martín Lema dio una brillante batalla a dos “pesados” de la salud del Frente Amplio.

Me refiero a Briozzo y a Fernández Galeano. Una clara muestra del rol que desempeña una oposición inteligente, seria y responsable que cumple a cabalidad con su responsabilidad.

Al mismo tiempo una clara señal de que tenemos la necesidad y la obligación de aportar al conocimiento de nuestros jóvenes de la rica historia que el Partido Nacional tiene en relación a la salud.

Varias cosas fueron dichas y me gustaría agregar mi opinión, sobre alguna,  a lo dicho por Martín

No se trata de soberbia, dijo Briozzo, ya que el SNIS es un orgullo porque es el mayor avance en términos sociales que ha vivido este país.
Esto fue dicho por un colega que ha desempeñado cargos relevantes en el MSP, durante este periodo frenteamplista

El FA y la mayoría de sus actores, cada vez que necesitan recurrir a los logros sacan, casi automáticamente, la bandera del SNIS. A tal extremo que, un personaje como Briozzo, lo catapulta a la categoría de “el mayor avance en términos sociales”

Mi padre diría “¿Cómo será la cañada cuando el gato pasa al trote?

Yo digo, ¿Cómo habrán sido para ellos los logros en términos sociales si este mamarracho es su principal logro?

Él, junto a otro “permanente” como Fernández Galeano, que desde hace 30 años hace carrera en la coalición de izquierda, nos habla de las transformaciones que se han logrado gracias a la “reforma”

Ambos señalan las diferencias sustantivas entre lo hecho por los gobiernos que los precedieron y los logros de esta fuerza política.

Hay demasiadas cosas para derrumbar estas falacias y por razones de espacio, en este caso voy a referirme sólo a una.

Se dijo que “no se puede comparar lo que se hizo con los hospitales ahora y lo que se hizo en los últimos 50 años”.

Para que no se les ocurra decir que soy un contra les digo que coincido con ellos.

¿Cómo se puede comparar la construcción del Banco de Prótesis, el Servicio Nacional de Quemados (SENAQUE), la ampliación del Hospital Maciel con su block quirúrgico en una planta física al mayor nivel de Latinoamérica, con su nueva emergencia en el edificio nuevo, el nuevo Hospital Pereira Rossell, los hospitales de Las Piedras y Canelones y el Hospital del Chuy?

¿Será que hablan del CTI pediátrico de Salto que acaban de reinaugurar, porque existe desde hace más de 30 años o del servicio de internación para pacientes de Salud Mental que inauguramos con el Ministro Ugarte en San Carlos hace 30 años y ahora lo han vuelto a inaugurar?

¿Habrán invertido en la Colonias Psiquiátricas sumas comparables con la inversión realizada, que insumió íntegramente el valor de venta de un hospital en Maldonado y permitió recuperarlas totalmente?

¿Habrán considerado, antes de hablar, la recuperación de la sala 11 del Hopsital Vilardebo, o los 9 Centros de Salud de Montevideo hechos totalmente a nuevo y todas las policlínicas y centros de salud que se hicieron en todo el país, con el Programa PRIS?

Todas estas obras fueron realizadas durante los años previos a la llegada del FA al gobierno y nadie sabe si son ignoradas por no haber buscado información o porque el compromiso ideológico así se lo exige.

Con toda humildad yo desafío públicamente a estos dos personajes a que me muestren cuántos metros cuadrados más han hecho y cuáles son sus impactos sobre la calidad asistencial, porque a serles muy franco estoy harto de sentirlos cacarear sin haber puesto ni un solo huevo.

viernes, 21 de septiembre de 2018

La Salud Mental y las mentiras de la Fuerza Gobernante


Escuchaba una canción que tenía como estribillo algo que se repite hace mucho tiempo: “La mentira dicha mil veces se parece demasiado a la verdad”
Sin lugar a dudas, para estos grandes y patológicamente mentirosos, eso se ha convertido en la herramienta más poderosa para esconder incapacidades, desidias y contradicciones.

Un claro ejemplo es todo lo que se vincula con la salud mental.

Todos sabemos que es un tema que golpea muy fuerte en la conciencia colectiva y que en términos generales se prefiere ignorar para no cargar con su pesada carga.
Quienes nos gobiernan también saben eso y por ello lo han manejado de tal manera que les permite dar la sensación de que hacen cosas pero como en el gatopardo "Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie"

Hubo crisis en las Colonias y muy poco se hizo, el Vilardebo sigue acarreando los males que padecía cuando lo dirigí en 1986, el alcoholismo sigue creciendo y cada vez capta más jóvenes a menor edad, los suicidios nos ubican en lugares relevantes en las estadísticas mundiales, etc., etc.
Las respuestas muestran como un gran logro una Ley de Salud Mental que al igual que el Programa de Salud Mental de 1986, no tiene financiamiento y propone medidas y acciones que no parecen compatibles con nuestra realidad.

Frente a los suicidios, suspendieron el vínculo con Último Recurso, la ONG que daba contención desde hace muchos años a las personas que sentían que el suicidio era una opción y en su lugar pusieron en marcha un servicio que derivaba a esos pacientes a los servicios disponibles en el mutualismo, a sabiendas que para ese fin son prácticamente inexistentes. Hoy no sé qué es lo que existe como servicio disponible.
Pero lo que genera mayor alarma es el zigzagueo frente a las adicciones, relacionadas con el alcohol y con las drogas.

El combate al tabaquismo, por su relación con el cáncer de pulmón, ha sido motivo de orgullo para el país y para su principal impulsor, nuestro Presidente de la República.
Mientras tanto el alcoholismo que, según las encuestas, cada vez atrapa más a nuestros jóvenes, no ha ido más allá de una ruidosa comisión, mientras los comercios que expenden bebidas alcohólicas a nuestros menores, lo siguen haciendo a la vista de quien lo quiera ver, sin hacer nada al respecto.
Con las drogas que generan adicción vemos con asombro cómo los líderes políticos van a los bandazos, sin mostrar una posición similar al exhibido frente a l tabaco.

Mujica impulsó la legalización de la producción y venta de la marihuana, mientras Vazquez sostenía que fumarla implicaba riesgos para la salud, comparables con los que generaba el fumar tabaco.
Cuando se generó el problema con la banca y las normas financieras internacionales, vimos a Mujica amenazar al Vázquez con “trancar todo” en el parlamento y a Vázquez recular elegantemente.

Hoy parece que hay crisis en la pareja y Vázquez ha resuelto recuperar su opinión negativa, bien guardada.
Por otra parte hemos tenido que asistir a un operativo que ha tomado enormes proporciones mediáticas, por el cual ha quedado en evidencia el fracaso de las medidas implementadas con la marihuana como freno a la expansión de las ventas clandestinas, pero que al mismo tiempo nos quieren hacer creer que había una sola banda, que los “gordos” estaban entre los encausados y que la lucha entre bandas, tan difundida por el propio gobierno, era contra la nada porque de la otra banda no se ha sabido prácticamente nada.
Las bocas siguen como si nada, mientras sigue el circo en los Palomares.

El Ministro del Interior junto a otros jerarcas dejan en evidencia que somos un colador, pera el ingreso clandestino de lo que sea.
Un conteiner lleno de cocaína aparece en nuestro puerto.

En suma frente a un problema notoriamente importante, que requiere respuestas muy serias, tenemos una fuerza política que miente en reiteración real y que aplica cada vez con mayor eficiencia la estrategia del gatopardo, para captar a quienes no logran ver lo que reamente sucede por detrás de su estrategia.

viernes, 7 de septiembre de 2018

El alcohol y nuestros jóvenes

Hoy los informativos dejaban en evidencia el alto nivel de consumo de alcohol por parte de nuestros adolescentes.
Las encuestas realizadas no hacen más que confirmar lo que todo el mundo puede ver cuando llega la noche los fines de semana.

Plazas, calles cercanas a centros donde se organizan bailes, estaciones de servicio donde se expenden bebidas alcohólicas, se convierten en lugares de encuentro de adolescentes que realizan “la previa” consumiendo abundante alcohol.
La rutina indica que esta etapa es seguida por reuniones bailables donde generalmente se lleva  o se vende alcohol en forma clandestina porque está prohibido su venta a menores de edad.

El resultado es un habitual o por lo menos frecuente consumo excesivo de alcohol por parte de los jóvenes, ya a partir de los 13 años.
Desde hace ya muchos años la fuerza política que gobierna y al influjo de mi colega el oncólogo, persigue el objetivo de reducir el consumo de tabaco, con reconocido éxito. De hecho nuestro Presidente es reconocido internacionalmente por esa batalla en la que ha enfrentado el poder de grandes tabacaleras.

Podemos reconocer su persistencia como resultado de condición de oncólogo, testigo permanente del impacto que tiene ese consumo en la aparición de lesiones cancerosas de pulmón.
Lo que llama profundamente la razón es la desidia con que se ha enfrentado este otro consumo que deja lesiones importantes pero, lo que es aún peor, expone a nuestros jóvenes a riesgos mucho mayores en tiempos donde la violencia y la grieta social parece crecer sin parar.

¿Será que lo que importa es la fama como oncólogo luchando contra el cáncer generado por el tabaco mientras la lucha contra el alcoholismo no sea tan redituable?
 

lunes, 27 de agosto de 2018

Las falacias sobre el SNIS

Mi última columna en La Democracia Digital


Acabo de recibir el aviso de mi querido amigo Anibal Steffen, de que es tiempo de aportar nuestras columnas para la próxima actualización de La Democracia Digital.
Su mensaje tiene el mismo efecto que el de un llamado de la conciencia que nos reclama cumplir con el deber de un buen militante por la causa del Partido Nacional que es la causa de la Patria.

Hoy desperté pensando en la tarea y en la falta de temas de actualidad relacionados con el sector de la salud, que es siempre motivo de desvelo para quienes hemos dedicado buena parte de nuestra vida profesional a su observación, análisis y elaboración de propuestas de mejora.
Por alguna razón, siempre difícil de explicar, dos temas aparecen en la prensa del día de hoy.

Por un lado una muestra más de esa necesidad incontrolable que tiene esta fuerza política de tratar de mostrarse creativa.
Se anuncia que el MSP y ASSE impulsan el parto vertical como una forma de dar a luz que se extiende y pretende desbancar a la cesárea. Sólo a manera de adelanto de una próxima columna les cuento que esta iniciativa se planteó en el CLAP (Centro Latino Americano de Perinatología) en el Hospital de Clínicas hace no menos de 40 años.

El segundo tema es la crónica de una casi tragedia que sin lugar a dudas permite comprobar las falacias dichas sobre la Reforma de la Salud y su “exitoso” Sistema Nacional Integrado de Salud.
Me refiero a una apendicitis de emergencia de una paciente, usuarias de ASSE en la ciudad de Trinidad, que debió recorrer cientos de kilómetros para terminar siendo operada a pocas cuadras del punto de partida.

La ciudad de Trinidad era, en mis tiempos, la única en la que la mutualista local y ASSE prestaban sus servicios en el mismo centro hospitalario. Una verdadera muestra de complementariedad público privada que ya existía cuando pusimos ASSE en funcionamiento en 1998. Hoy la crónica muestra que la mutualista tiene su propio servicio independiente de ASSE. Podríamos etiquetarla como tránsito hacia la no complementariedad, totalmente a contracorriente del discurso oficial.
En segundo término, frente a una emergencia, se pudo comprobar que a ASSE le faltaban recursos, como ha sido históricamente habitual, mientras en la mutualista a pocas cuadras los RRHH estaban completos y a la orden. Superposición de recursos (2 emergencias con capacidades de respuesta diferentes) con resultados muy perjudiciales para los usuarios (los más pobres) de ASSE. Racionalidad cero.

Según el relato y por razones que habrá que investigar, una integrante del “equipo de gestión” del centro hospitalario resolvió que la paciente debía ser trasladada a Paysandú para ser asistida, en lugar de aceptar la decisión de la propia paciente y de sus familiares de hacerla asistir en la mutualista, a su costo. Por lo que dice la carta del Lic. Leal, el cirujano tratante fue amenazado para que la paciente no se atendiera en la mutualista. Primaron los intereses institucionales o personales y bloquearon la alternativa más lógica.
La carta señala que la paciente cursando su apendicitis, es traslada a Paysandú donde por razones no demasiado claras no es ni siquiera vista por cirujano y al día siguiente decide abandonar el hospital contra voluntad médica.

Vuelve en taxi a Trinidad y es atendida y operada de urgencia, más de 24 horas después, en la mutualista local, con diagnóstico clínico de apendicitis aguda con riesgo de evolucionar hacia una peritonitis.
¿Qué razón que no sea personal pudo haber tenido la Dirección del Hospital de ASSE para tomar esas decisiones e impedir una atención urgente y oportuna?

Si esta paciente, que sin lugar a dudas era portadora de una situación sanitaria de urgencia, hubiera evolucionado hacia la peritonitis, hoy podría integrar la crónica roja y los responsables estarían en manos de la justicia.
De esta crónica se desprenden algunas contradicciones entre el discurso oficial y la realidad:

1.       La complementariedad que tanto intentan mostrar, lejos está de ser una realidad.

2.      La racionalidad en el uso de los recursos, concentrando los servicios más necesarios como las emergencias, muy lejos de estar en la agenda.

3.     El derroche de recursos y la ausencia de un análisis costo beneficio, inexistente. Se prefirió trasladar cientos de kilómetros, a una paciente que ofrecía pagar los gastos en la mutualista, con un resultado absolutamente adverso ya que la paciente debió retornar por sus propios medios para salvar su vida.

4.     Si no hubiera tenido recursos para hacerlo, si hubiera sido alguien en situación más vulnerable, quizás hoy no contaba el cuento. Equidad cero.

5.     La coordinación interinstitucional está bloqueada con el prestador privado y deja mucho que desear con el prestador estatal, al que se recurrió en Paysandú.
¿Hasta cuando pensarán seguir engañando a la gente, que lamentablemente les sigue creyendo?